Un tratamiento facial tiene cuatro objetivos principales: limpiar, exfoliar, tonificar y humectar tu piel.

Un tratamiento facial proporciona una limpieza más profunda, que puede ayudarte a eliminar puntos negros, piel de color desparejo y líneas finas.

El tratamiento despigmentante consiste en la aplicación de una matriz bioadhesiva…

La fototerapia (terapia con luz) consiste en la exposición de la piel, uñas, cabello…

La higiene facial es el tratamiento indicado para la limpieza, desintoxicación…

La microdermoabrasión es una técnica ideal para mantener la piel joven…

Las pestañas, tienen una estructura como la del cabello. Están formadas…

La radiofrecuencia facial produce un efecto similar al lifting, pero sin cirugía…